25
Oct

0

RABIA/IRA: DURMIENDO CON SU ENEMIGO

Rabia: “Enojo grande que se manifiesta con palabras, gritos y ademanes bruscos y violentos.

Ira: “Sentimiento de enfado muy grande y violento.

La rabia no es proporcional a la provocación, es excesiva. Ni siquiera eliminando la causa, se aplaca: continúa hasta que no está agotada. La rabia es destructiva más que constructiva. La rabia es la emoción “más caliente y pasional” y a nivel neurológico, la rabia es una emoción de alta densidad que se caracteriza por una tasa persistentemente alta de descarga neuronal.

Siempre se ha comentado que “quien controla su rabia/ira controla a su peor enemigo” por lo que podemos deducir que, visto lo visto y en los momentos actuales, la gestión de esta emoción es deficitaria en la mayoría de personas.

La Inteligencia Emocional nos permite conocer y aceptar esta emoción con el objetivo de poder gestionarla sin que el impacto emocional nos pase una factura con un alto coste para nuestro interior.

Si pensamos en situaciones que nos provocan esta emoción,(normalmente surge de manera brusca), podemos encontrar desde cuando estamos al volante del vehículo, en una cola esperando y percibimos que no avanza, cuando cualquier cosa no sale como esperamos, cuando nuestro mapa percibe que algo o alguien nos está atacando, una mirada desafortunada, un gesto malinterpretado y cientos de situaciones que son sensibles de causarnos una emoción y sobretodo muy visible en el deporte y en la gestión de la derrota, de no aceptar que hay otros mejores, etc…

Lo más preocupante de esta emoción es cuando nos embarga y no somos capaces de ser conscientes de cómo actuamos en ese momento, lo que generamos a nuestro alrededor, cómo nos afecta en la relación con los demás o como se transforma en limitante haciendo que abandonemos las cosas que hacemos con pasión por el simple hecho de no saber gestionarla y que nos invada con su virus destructivo haciendo que acabemos por distorsionar la realidad por completo.

En nuestros cursos personalizados, consultas, es uno de los temas que más preocupa a las personas afectadas por el mismo, la impotencia, la decepción, la frustración de ver como este emoción maneja sus vidas acaba sumiendo en tristeza a cada una de ellas hasta que logramos trabajar factores como la aceptación, el para qué, las creencias limitantes, el ego… hasta lograr convertir esa rabia en algo capacitante, motivador, que otorgue un plus de energía y nos ayude en positivo.

Sentir rabia, ira durante un corto periodo de tiempo no es negativo, son emociones que tenemos los seres humanos. Hay momentos de la vida que se presentan y tenemos que saber disfrutar de ellas pero sin que lleguen a controlarnos emocionalmente.

Crear ilusiones en la vida, tener metas, objetivos, focalizar hacia las cosas positivas que nos rodean, darle más importancia a los logros que a las derrotas, aprender a conocernos, disfrutar y querernos tal como somos, no exigirnos tanto que no podamos cumplir nuestras propias expectativas, tener la capacidad de reformular objetivos sin sentir que hemos fallado

NADA ES MÁS IMPORTANTE QUE ACEPTAR EL RETO DE AMARSE A UNO MISMO TAL Y COMO ES, SEA RABIOSO O DULCE COMO UN CUPCAKE…